Celiaquía y sensibilidad al gluten no celiaca
La demanda de productos sin gluten está en aumento debido a una creciente cantidad de personas con enfermedad celíaca o sensibilidad no celiaca al gluten.
La enfermedad celiaca (EC), la sensibilidad al gluten no celiaca (SGNC) y la alergia al trigo son condiciones para que el tratamiento básico es el evitar componentes alimenticios específicos. La enfermedad celiaca y la sensibilidad al gluten no celiaca tienen muchos síntomas en común. En cambio, los síntomas de la alergia al trigo generalmente son distintos.

Existen varios posibles síntomas gastrointestinales de la enfermedad celiaca y sensibilidad al gluten no celiaca, incluyendo calambres, diarrea y estreñimiento. Los síntomas pueden también ocurrir en otras partes del cuerpo tales como dolor de huesos o articulaciones, dolor de cabeza, o fatiga, entre otros.
La enfermedad celíaca es una enfermedad en la que el intestino delgado de una persona es hipersensible al gluten, lo que causa dificultades para digerir los alimentos y daño al propio intestino provocado por su propio sistema inmunológico. Si no se trata, esta enfermedad también puede aumentar sus posibilidades de ciertos tipos de cáncer y úlceras. La prevalencia es de un 1%, o incluso superior.

Las manifestaciones clínicas son muy variadas, van desde la completa ausencia de síntomas hasta una mala absorción muy evidente. La mitad de las personas tienen pérdida de peso y solo un tercio tiene diarrea. Una quinta parte de las personas con la enfermedad experimentan estreñimiento.

Otros síntomas incluyen: anemia (por la deficiencia de hierro), pérdida de densidad ósea, dolores de cabeza, fatiga y dolor en las articulaciones, reflujo o acidez estomacal, lesiones del sistema nervioso (hormigueo y entumecimiento en los dedos o pies)…En algunos pacientes en los que la lesión intestinal es a veces mínima, la sensibilidad al gluten se expresa en la piel con un trastorno bien definido clínica e histológicamente: la dermatitis herpetiforme
Los criterios propuestos para el diagnóstico de la enfermedad celíaca son que se cumplan al menos 4 de 5 condiciones:
– Síntomas típicos de enfermedad celíaca
– Presencia de autoanticuerpos de tipo IgA de enfermedad celíaca a títulos altos
– Genotipos HLA DQ2 o DQ8c
– Enteropatía celíaca en la biopsia del intestino delgadod
– Respuesta a la dieta sin gluten

Existe un grupo de pacientes que reaccionan al consumo de platos con gluten con síntomas como dolor de barriga, cansancio, dolor de cabeza, erupción cutánea o confusión mental, sin ser celíacos ni alérgicos al trigo. Al evitar el gluten, los síntomas de estos pacientes mejoran en pocas semanas y vuelven a aparecer al exponerse de nuevo al gluten. La sensibilidad al gluten no celiaca (SGNC), también llamada sensibilidad al gluten (SG) no es una alergia ni es una reacción autoinmune (como la EC). No existen pruebas o biomarcadores para identificar la SG y a día de hoy es una entidad poco entendida.

Se manifiesta con síntomas específicos, tanto intestinales como extraintestinales parecidos al cuadro clínico de la enfermedad celíaca. Las reacciones pueden comenzar hasta 48 horas después de haber ingerido gluten y durar mucho más tiempo. Para diagnosticar la SG, primeramente es necesario descartar la EC, la alergia al trigo u otras posibles causas de los síntomas. Después, si se nota mejoría cuando se sigue una dieta libre de gluten, se puede diagnosticar la sensibilidad al gluten.
La prevalencia se estima que puede estar entre el 2 al 6% de la población.

Una vez diagnosticada cualquiera de estas dos entidades el tratamiento de la enfermedad celíaca es bastante “simple”: una dieta de por vida sin gluten, es decir eliminar aquellos alimentos que contengan trigo, cebada o centeno. En la práctica, conviene eliminar también los productos con avena, porque muchas veces están contaminados con trigo, aunque se ha demostrado que la avena por sí misma no es lesiva.

En un principio, parece fácil, pero sin embargo, el trigo se utiliza de forma ubicua en la industria alimentaria, como nutriente, como espesante, o incluso como adhesivo: una dieta sin gluten no equivale a eliminar el pan de la dieta.
En la clínica EboraSalud realizamos dietas para celiacos/sensibles al gluten que se adapten a los gustos de cada persona, a su estilo de vida y a su nivel de actividad física.
Consúltanos si tienes dudas.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • 4 × 1 =