Las intoxicaciones alimentarias son muy frecuentes en verano, ya que surgen las bacterias o parásitos en los alimentos y en el agua, por las elevadas temperaturas y por la falta de higiene. Esto puede provocar problemas estomacales como gastroenteritis.

Dentro del espectro de la gastroenteritis, podemos encontrarnos con dos clases: de etiología vírica, cuyos síntomas son fundamentalmente diarrea y vómitos, que se transmiten entre persona y persona; y las segundas, mucho más frecuentes durante los meses de verano, las producidas por intoxicación alimentaria.

dolor de estómagoSegún las estadísticas, el 80% de las gastroenteritis agudas son causadas por virus, aunque en el periodo estival cobran importancia las toxoinfecciones alimentarias como, por ejemplo, la infección por salmonella.

Las intoxicaciones digestivas causan diarreas, dolores estomacales, nauseas o vómitos. En caso de contraerlas, lo ideal es mantener reposo, cuidar la alimentación con comidas suaves -evitar, por ejemplo, café y alcoholes- y acudir al médico.

Lo principal para tratar estos cuadros de intoxicación es una hidratación abundante con suero oral hiposódico (de venta en farmacias); sin embargo, no se recomiendan las bebidas azucaradas (ya que su poder osmótico puede empeorar el cuadro de diarrea) y sí se aconseja tomar una dieta adecuada sin dejar periodo de ayuno, evitando grasas y azúcares.

Para prevenir que estos microorganismos alimenticios causen problemas, necesitan buenas condiciones. Además, es imprescindible lavarse las manos antes y después de manejar los alimentos. El verano incita a comer fuera de casa, por lo que hay que estar atentos para ingerir comidas en buenas condiciones. Guardar los alimentos a buen recaudo es imprescindible, para que los insectos o animales de compañia -principales focos de gérmenes- no puedan acceder a ellos.

También hay que tener especial cuidado con el agua que se usa para cocinar, ya que es necesario que sea potable, y conlos niños pequeños, los ancianos y las mujeres embarazadas, ya que las intoxicaciones pueden ser más graves porque son más vulnerables a contraerlas.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • 9 + 5 =