La causa por la que nuestro sistema inmune produce una inflamación que hace que se caiga el pelo no se conoce con exactitud y probablemente haya factores genéticos y ambientales implicados. Como el folículo piloso no se destruye (alopecia no cicatricial) la enfermedad es reversible aunque, desgraciadamente, hay casos refractarios a los tratamientos. Como todas las enfermedades autoinmunes, es posible que se asocie a otras patologías con un mecanismo patogénico similar, como problemas tiroideos o atopia.

Su extensión es muy variable, desde unas pocas zonas en cuero cabelludo y/o barba, a múltiples áreas sin pelo. También puede afectar a cejas, pestañas. En raras ocasiones la alopecia se extiende por todo el cuero cabelludo o, incluso, por todo el pelo corporal.

Su curso también es variable, con remisiones y recaídas. A veces se resuelve en pocos meses y otras tiene un curso crónico de años de duración.

Su diagnóstico suele resultar sencillo para un dermatólogo. Generalmente la clínica es característica y suficiente para diagnosticarla. En ocasiones nos podemos plantear otros diagnósticos diferenciales y debemos emplear técnicas complementarias como la tricoscopia o la biopsia.

Su tratamiento depende de la extensión, gravedad, edad y comorbilidades del paciente. Aunque no hay ningún tratamiento curativo, disponemos de distintas herramientas terapéuticas para intentar que las áreas de alopecia repueblen. Corticoides tópicos e intralesionales son las medidas más habituales. En formas refractarias o muy recidivantes empleamos corticoides sistémicos por diferentes vías, inmunomoduladores e inmunosupresores.

También podemos utilizar inmunoterapia de contacto con difenciprona, tratamiento lento y molesto (provoca un eccema) pero que puede resultar muy eficaz en pacientes en los que hayan fracasado otras terapias.

En Eborasalud contamos con un dermatólogo experto en enfermedades autoinmunes cutáneas y sistémicas, con amplia experiencia en el manejo de corticoides e inmunosupresores y que también realiza la inmunoterapia con difenciprona.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • dieciseis − 8 =