Con un olfato hasta diez mil veces superior al de los humanos, los perros pueden descubrir si un humano padece un tumor maligno, si va a sufrir un brote epiléptico, migrañas o algún episodio de alergia. Saben perfectamente cómo huelen estas enfermedades, explican los investigadores, como los responsables de un estudio de «The Lancet», recogido por el diario ABC, en el que se confirma que los canes pueden identificar a personas afectadas por tumores en la vejiga, ovarios, piel y pulmón.perro

 

Esta capacidad, la olfativa, está siendo potenciada por el centro ‘Argus Dog’ de Barcelona, que adiestra a perros para convertirlos en verdaderos detectores de patologías. Después de seis meses de entrenamiento, estos animales son capaces de saber si una persona tiene un cáncer, si puede sufrir una bajada de azúcar o experimentar un proceso epiléptico. Incluso estos especialistas están adiestrando a los canes para detectar diabetes tipo 1.

¿Cuándo puede un perro detectar una enfermedad?

Según los investigadores, y tal y como publica la sección Salud del diario ABC:
Embarazo. No hay evidencia científica que explique por qué los perros pueden percibir de antemano un embarazo. No obstante, hay gran cantidad de casos que prueban que es así. Se ha sugerido que podría ser porque su privilegiado olfato percibe los cambios en las hormonas y feromonas de las mujeres embarazadas.
Cáncer de próstata. Los perros poseen un avanzado olfato que les permite identificar los compuestos orgánicos volátiles asociados a ciertos tipos de cáncer cuando se les expone a muestras de aliento, sudor u orina. Uno de los cánceres que se ha demostrado que son capaces de detectar con más exactitud es el de próstata. Lo detectan con casi un 99% de precisión. Numerosas investigaciones lo evidencian. La última la publicó en 2014 el doctor Gian Luigi Taverna del hospital de Investigación de Milán.
La muerte. Son varios los casos conocidos de gatos y perros que han mostrado su capacidad de predecir la muerte. El primero y más conocido es el de Óscar, el gato de un geriátrico de Rhode Island ( EE.UU.) que se recostaba junto a los ancianos del centro el mismo día en que fallecían. Se le conoció como «el ángel de la muerte». Más tarde aparecieron otros casos.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Doce + Ocho =