La fisioterapia en el embarazo es una buena aliada para mejorar las molestias musculares y posturales derivadas de este estado.

Durante el embarazo, las caderas de la mujer se ensanchan por la hormona relaxina, aumentando el espacio para el paso del bebé en el parto.Una separación que suele provocar molestias y dolor a la hora de caminar, subir escaleras o realizar diversos movimientos, sobre todo focalizados en la espalda, piernas y suelo pélvico.

El tratamiento con fisioterapia en el embarazo permite, a través de suaves trabajos manuales articulares, mejorar el bienestar de la mujer. Del mismo modo, y siempbre bajo supervisión médica y del fisioterapeuta, se pueden realizar otras acciones con ultrasonidos para mejorar el dolor.

Estas técnicas de fisioterapia, además de ir encaminadas a minimizar las molestias y dolores, permiten a la mujer embarazada eliminar tensiones musculares, mejorar el tono y controlar el estado del suelo pélvico. Además, mejorará el estado físico de la futura parturienta, preparando su cuerpo para el momento del parto y facilitando una recuperación posterior más fácil y rápida; de hecho, manteniendo un tono muscular bueno, se ha comprobado que se dismunuyen los casos de episiotomía en el parto y de desgarros.

En Eborasalud contamos con una fisioterapeuta especializada que, en coordinación con el equipo médico, crea programas personalizados para las futuras mamás con el objetivo de mejorar su bienestar durante el embarazo.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • 13 − 3 =